Jugá “de local” en Nueva York

Publicado el 2017-06-15 20:15en Recomendaciones

 

A esta altura del partido, después de series que duraron décadas enteras como “Sex & the City”, “Seinfeld” y “Friends”, cualquiera puede enumerar 10 cosas que no podés dejar de ver en NYC. Y si es la primera vez que vas, es verdad, no podés no verlas. Es impensado tener la oportunidad de cruzar el Brooklyn Bridge a la tardecita por primera vez y no hacerlo, o pasar por la puerta del Dakota Building donde vivía John Lennon y no sacarse una foto con los dedos en V. Pero la gracia de la Gran Manzana es justamente esa, que es inagotable incluso para sus residentes. Prueba de eso es esta lista que armamos con algunas de las gemas mejor escondidas de la ciudad que todo lo tiene.

1. The Tenement Museum

Mal que le pese a cierto-presidente-estadounidense, Nueva York es una prueba viva de la riqueza cultural que los inmigrantes pueden brindarle a una ciudad. En este museo podés conocer la historia de las oleadas masivas de inmigración de los siglos diecinueve y veinte, pero desde adentro, caminando por los complejos de departamentos que habitaban en ese entonces, perfectamente conservados y con guías muy empapados en el tema. Es mucho más íntimo que ver objetos dentro de una vidriera en cualquiera de los museos más conocidos.

 

2- Museum of the American Gangster

Para quienes amamos las películas mafiosas de Scorsese, con Joe Pesci y De Niro siempre tramando algún trabajito en un inglés teñido por el acento sciciliano, este museo es TODO. Como el auge del crimen organizado de los años 20 tuvo que ver con la Ley Seca, esta joyita está emplazada en un speakeasy, o sea un bar oculto a la vista de los transeúntes al que típicamente se accedía murmurando una contraseña. Se encuentra en el Lower East Side y ahora que sabés que existe, no podés dejar de ir. Digamos que te hicimos una oferta que no podés rechazar.

Foto cortesía de Gabriela Godlewski

3- South Street Seaport

Este ítem probablemente no estaría en nuestra lista si no fuese por el Huracán Sandy. Tras su paso por Nueva York, esta tormenta colosal destruyó gran parte de este enclave portuario y la ciudad aprovechó la desgracia para reconstruirlo por completo y revitalizar la zona. Donde antes había un par de edificios bajos sin mucha gracias ahora podés encontrar cafés, restaurantes,  mercados de productores locales y pequeños negocios muy interesantes. Además hay un puesto de TKTS, la empresa que vende boletos con descuento para las obras de Broadway y la cola suele ser mucho más corta que en las inmediaciones de la zona teatral. Todo para aprovechar.

4- Rooftops (terrazas, bah)

Si lo que querés es tirarte el ropero encima y tomarte un martini en un ambiente como de propaganda de perfume, tenés que conocer alguna de estas tres terrazas increíbles.

The McKittrick Hotel: música en vivo, coctelería de alto nivel y el espectáculo de ver como se prenden una a una las miles de luces de los edificios lindantes. Cargá la batería de la cámara!

230 Fifth: el preferido de los turistas por su vista inmejorable del Empire State Building.

The Skylark: está al sur de Times Square y lo tiene todo, música, ambiente, gastronomía y vistas increíbles. Lo vas a disfrutar más si evitás ir durante el fin de semana, que se llena de gente. Un lunes a la tarde es ideal.

5- Drunken Shakespeare

Pocas ciudades pueden compararse con NYC cuando hablamos de oferta teatral, siendo Buenos Aires una de las pocas que pueden compartir ese podio. Por eso, a la hora de atraer público fuera del circuito oficial, las compañías teatrales independientes tienen que ser muy creativas. Prueba de eso es Drunken Shakespeare, una mini-sala ubicada en una biblioteca cerca de Broadway, por 8th Avenue. Como su nombre lo sugiere, la propuesta involucra alcohol. Una compañía de cinco actores interpreta una hora y media de una obra del clásico autor isabelino, con la particularidad de que uno de ellos se toma cinco shots de whisky antes de empezar y los otros cuatro tienen que adaptarse a la deriva etílica del mismo. La buena noticia es que el público también puede beber durante la duración de la obra!

6- Drag Queen Bingo

¿La propuesta anterior te pareció pintoresca? ¿Y si te decimos que hay un bingo manejado por travestis encantadores que además son bastante buenos para la comedia stand up? Es casi imposible que entres y salgas de este lugar sin llevarte al menos 5 anécdotas y, dependiendo de tu suerte, incluso es probable que te lleves algo de plata. Otra: tienen una rueda de la fortuna con nombres de tragos, el trago que sale elegido cuando la rueda se detiene, vale $4. Bingo!

Foto cortesía de Deirdre Schoo

¿Listo para ver New York con otros ojos?Ahorrá en el vuelo con nuestro buscadory quedate con presupuesto para seguir descubriendo todo lo que esta ciudad tiene para dar.